…Y DESPUÉS QUÉ?

Una vez finalizada la realización de la COP25 en Madrid, compartimos unas pinceladas de la visión de lo que ha supuesto para quienes hemos estado, aprovechando la oportunidad de que se celebre en España, comprometidas desde fuera del recinto del IFEMA, con el fin de sensibilizar y comprometernos ante el cambio climático y con el cuidado de la Casa Común.

La Laudato Si’ ha supuesto una auténtica revolución en el compromiso de los cristianos en el trabajo contra el cambio climático, aunque la llamada a nuestro compromiso del cuidado de la Tierra como la casa de todos no es nueva, sino un mandato evangélico.

En 1971, Pablo VI en su carta apostólica Octogesima adveniens denunciaba que la degradación ecológica era consecuencia de la actividad descontrolada del ser humano; Juan Pablo II, abordó desde el comienzo de su Pontificado las cuestiones relativas a la ecología y al medio ambiente, declaró a San Francisco de Asís en 1979 como “patrono celestial de la ecología”; y Benedicto XVI, en su encíclica Caritas in Veritate manifestó la necesidad de que la Iglesia y toda la sociedad caminasen hacia una “ecología humana”.

Los signos de alerta son cada vez más dramáticos, la opinión pública está cada vez más sensible a este asunto y la comunidad científica unánimemente ha manifestado la gravedad de la situación. Todo ello, ha llevado a la Iglesia a movilizarse, de forma muy directa junto con la sociedad más sensible ante el tema, con numerosas acciones contra el cambio climático, que afecta muy especialmente a las personas más empobrecidas. Porque “escuchar el grito de la Tierra es escuchar el grito de los pobres”, dice el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si’.

Por este motivo, las instituciones que trabajamos en el ámbito del desarrollo, la justicia social, la educación y la promoción humana, nos unimos  para realizar actividades conjuntas y para tener voz propia en la que está considerada como la cumbre decisiva en el marco de la COP25, la Cumbre Mundial por el Clima celebrada del 2 al 13 de diciembre en Madrid.

Las actividades programadas a este fin y que están recogidas en la noticia publicada anteriormente en esta página WEB, se llevaron a efecto con gran implicación por parte de todas las entidades y la participación de un número sighttps://www.imseculares.org/2019/12/02/3330/ ‎Editarnificativo de personas y gran calidad de las aportaciones realizadas, a pesar del escaso tiempo transcurrido, entre la convocatoria y realización de las mismas.

Para una información completa de las mismas, puedes pichar aquí:

  – FORO COP